Groucho Marx: entre la realidad y la ficción

El siguiente artículo pretende ofrecer una visión general de las principales características y trayectoria de Groucho Marx y por extensión, de los Hermanos Marx en su vertiente cinematográfica.

Julius Henry Marx nació en Nueva York en 1890 y era el tercero de seis hermanos. La figura materna fue decisiva para que los Marx se dedicaran al mundo del espectáculo en donde Julius se inició en 1905. El grupo formado por Groucho, Harpo, Chico, Gummo y Zeppo realizaba giras de espectáculos de variedades donde la improvisación les funcionaba muy bien. El 1929 y sin dejar el mundo del vodevil, dieron el salto a la gran pantalla con el film Los cuatro cocos (1) aunque ya en 1921, habían hecho una incursión en el mundo del cine con la película muda Humorisk la cual, resultó ser un absoluto fracaso. (2)

A pesar de que el humor de los Marx es universal es difícil valorarlo al 100% por el público de habla no inglesa porque gran parte del mismo, se pierde durante el proceso de traducción y doblaje. Los juegos de palabras traducidos pierden gracia, no permiten una traducción literal o directamente son intraducibles. Por ejemplo en Una noche en la ópera (3) durante la famosa secuencia del contrato escuchamos a Groucho recitar muy rápidamente y a un Chico, incapaz de entender absolutamente nada aunque por otra parte, el discurso de Groucho carece de sentido. Si comparamos esta secuencia con la versión original, veremos que el doblaje no puede reproducir exactamente las voces ni el diálogo literal. En cualquier caso se trata de una aproximación fiel a la versión original.

El mismo Groucho reflexionó sobre el humor en su libro autobiográfico Groucho y yo (4) en donde afirmaba que era difícil de definir o dar una explicación sobre el por qué un cómico es gracioso y otro no. Creía además que los cómicos estaban poco valorados por la sociedad. Si el cómico tenía talento, iría añadiendo chistes de su propia cosecha y descartando aquellos que no eran suyos o que no eran divertidos, llegando así a crear una personalidad propia. Esa fue precisamente su experiencia.

Las principales características del humor de los Marx se basan en juegos de palabras ingeniosos que generan malos entendidos y desembocan en situaciones cómicas, absurdas, llenas de disparates y sin sentido. Una verborrea descontrolada en donde los Marx demostraron tener un gran ingenio en la palabra. Esta verborrea se hacía difícil de captar incluso por los propios ingleses.(5)

Un recurso muy utilizado consistía en aglutinar a muchos personajes en espacios reducidos. En este sentido no podemos dejar de mencionar la famosa secuencia del camarote en Una noche en la ópera. Otra característica es el ataque a bigotes, barbas y peluquines los cuales representan signos de afectación y por tanto, blanco ideal de sus burlas. Los agredirán tanto física como verbalmente.

Cada hermano asumía un rol diferente. Chico solía interpretar a personajes italianos de baja extracción social. El italiano le permitía realizar juegos de palabras y enredos. Tocaba el piano y acostumbraba a ir acompañado de Harpo. El sobrenombre proviene de su afición en la vida real por las chicas.(6) El hermano que representaba el papel de mudo, se le conoce como Harpo por el instrumento: el arpa. Llevaba una peluca rubia, le gustaba perseguir a las chicas y comer todo tipo de objetos a cual más inverosímil. Zeppo aunque participó en pocos films, siempre interpretaba papeles serios.

Principales características de los personajes de Groucho:

1.- Son parásitos sociales pero con un status más elevado que el de sus hermanos.
2.- El origen de su sobrenombre es dudoso. Grouch, podía referirse al saquito que llevaba colgado del cuello en donde guardaba el dinero durante su etapa de vodevil. O tal vez era una alusión a su carácter gruñón. (7)
3.- Los papeles que interpretó presentan ciertos paralelismos con su propia personalidad. El carácter de sus personajes transcurrió entre la realidad y la ficción. Su humor era cáustico, irónico, rápido e ingenioso.
4.- El 1921 mientras interpretaba On the Mezzinine Floor, apareció por primera vez con el bigote pintado. Groucho llegó tarde a la actuación y no le dio tiempo de engancharse el bigote de crepé, así que se pintó uno. Su agente puso el grito al cielo pero al público le hizo tanta gracia que a partir de entonces se convirtió en una característica de sus personajes.
5.- Habitualmente sus personajes miran a cámara y hablan. Según las convenciones del MRI (8) no estaba permitido mirar y dirigirse a la cámara, pero los Marx se saltaban las convenciones y Groucho el que más. Procedían del mundo del vodevil en donde mirar y hablar con el público, era habitual. Groucho consideraba un error estar ceñido a MRI. Mientras rodaban Los Cuatro Cocos, el productor le recriminó que se saliera del papel y se dirigiera a cámara. Sobre este hecho reflexiona en su autobiografía: como toda la gente apegada a la tradición (refiriéndose al productor), estaba equivocado. He hablado con el público en todas las películas que he actuado (…). A pesar de todo, la industria cinematográfica siguió adelante, exactamente igual, produciendo la misma proporción de películas buenas y malas, y a nadie pareció importarle si me salía o no de mi papel. (9)
6.- Normalmente el personaje de Groucho persigue a una viuda rica, papel que solía recaer sobre la actriz Margaret Dumont a la que insulta y ridiculiza. Dumont participó en siete películas de los Marx interpretando el rol de viuda rica y seria como contrapunto al humor de los Marx especialmente de Groucho, que la ridiculizará constantemente. Irónicamente el humor no era el fuerte de la Dumont. Lo que ella deseaba era interpretar papeles serios y culpó a los Marx de haberle arruinado la carrera. Aún así en 1937 ganó el premio a la mejor actriz secundaria por su papel en Un día en las carreras. (10) Margaret habló de su relación con los Marx y a pesar de que reconocía el gran el gran talento de Groucho, consideraba que eran caóticos y se quejaba de que no le facilitaban el guion durante los ensayos. Pero si en las películas era el blanco de los hermanos, en la vida real también lo fue: desde echarle ranas vivas por encima, hasta dejarle despertadores en la habitación que sonaban cada hora. Además Groucho ensayaba mucho los gags y los cambiaba a menudo saltándose lineas del guion. Trabajar de esta manera era muy complicado para la Dumont. El summum llegó en Una tarde en el Circo, (11) cuando la colgaron de un trapecio mientras los hermanos intentaban cogerse a sus piernas. Como contrapartida Groucho la definía como una mujer con poco sentido del humor e incapaz de captar los gags. Cuando recibió el Óscar honorífico tuvo unas palabras de recuerdo para la que fuera su compañera de rodaje aludiendo a este hecho: hubiera querido que Harpo y Chico estuvieran aquí… y Margaret Dumont, que jamás entendió nuestros chistes. Ella solía preguntar: “Julie, ¿de que se ríen?”. Pero era una colaboradora maravillosa y yo la quería.(12)
7.- Otra característica son los largos párrafos recitados muy rápidamente y que a pesar de todos los enredos que genera, siempre sale bien parado. Recordemos a Groucho en el papel de Rufus T. Firefly presidente de Freedonia en Sopa de Ganso. Su misión consistía en evitar la guerra entre el su país y Sylvania mediante un gesto tan simple como estrechar la mano del embajador del país enemigo. Pero él mismo se enreda en su propio discurso y acaba por estropeando todo. Como resultado, los dos países entran en guerra.

Durante los años 20 el cine va sustituyendo progresivamente al teatro de variedades. La Paramount fue la primera que se interesó por los Marx que los contrató en 1929 para rodar la versión cinematográfica de la obra teatral Los Cuatro Cocos. Nos encontramos en los inicios del cine sonoro y la Paramount ya había empezado a filmar películas sonoras. El humor de los Marx solo tiene cabida en el cine sonoro porque está basado en diálogos y juegos de palabras, pero los hermanos tuvieron que afrontar todos los problemas derivados de filmar películas durante aquellos primeros años del cine sonoro. En aquella época los micros eran fijos escondidos estratégicamente entre los decorados. Las cámaras permanecían fijas e insonorizadas dentro de cabinas ya que los estudios no contaban con los sistemas actuales. Esto condicionaba la movilidad de los actores. Un recurso consistía en forrar de arpillera las paredes para amortiguar el sonido pero los discursos de Groucho eran muy difíciles de grabar en aquellas condiciones. Desde producción se intentó convencerlo de que no podía hablar a cámara, ni pintarse el bigote porque reflejaba la luz de los focos. Pero del bigote era una característica esencial de sus personajes. La solución consistió en embadurnárselo con polvos de talco. Otro problema era localizar a los cuatro hermanos cuando se los necesitaba. Además el cámara vivió una verdadera pesadilla para mantenerlos dentro del mismo encuadre. Acostumbrados como estaban a moverse libremente por los escenarios teatrales, no estaban habituados a las imposiciones de los rodajes, en donde no podían salir de las marcas de yeso pintadas en el suelo. Para acabar de complicar las cosas, el equipo de sonido se estropeaba a menudo y las escenas se tenían que repetir muchas veces porque el menor ruido dentro del estudio o en el exterior, quedaba registrado. Esta cinta es interesante para constatar las limitaciones de las primeras películas del cine sonoro. Hay que destacar las tomas cenitales en los números de baile, precedente de lo que después llevará a cabo Busby Berkeley. Era costumbre en aquella época estrenar paralelamente una versión muda destinada a las salas no acondicionadas para proyecciones sonoras. Pero en este caso y por razones obvias, no se llevó a cabo. La película supuso un éxito absoluto. En los inicios del cine sonoro, los diálogos tan rápidos de Groucho eran muy divertidos.


El tercer film que rodarán para la Paramount Pistoleros de agua dulce (1931), supuso un cambio porque no se trataba de una adaptación de una obra teatral.(13) Los germanos no estaban seguros de los gags funcionaran porque no los habían probado previamente en el teatro. Este hecho condicionó el rodaje ya que se hincharon de realizar tomas falsas: no sabían como insertar los gags. Aún así la película supuso todo un éxito a pesar de que Groucho era del parecer de que para hacer una buena película, primero era necesario llevarla al teatro.

Al año siguiente rodarán Plumas de caballo. (14) Los Marx consideraban que la inclusión en el argumento de números musicales de piano y arpa ralentizaba el ritmo, pero al público estos números le gustaban.(15) El film gozó también de una buena acogida. Pero una vez más el rodaje se convirtió en un auténtico galimatías. Los problemas a los que tuvo enfrentarse el director Norman McLeod, era conseguir que los hermanos llegaran puntuales a los rodajes, que no desaparecieran del plató y que Groucho se mantuviera dentro de los límites espaciales exigidos por la cámara y el micro. Pero a pesar del caos, reconoció que los Marx escribieron buena parte de los diálogos y chistes.

Estos problemas mejoraron en 1933 en Sopa de Ganso (16) aunque en una entrevista a Cahiers de Cinéma, Leo McCarey confesaba que a pesar de que pudo acabar de rodar la película sin terminar loco, no quería volver a trabajar más con los Marx porque era un despropósito. Harpo era su preferido y es lógico porque McCarey procedía del cine mudo. Cuatro o cinco guionistas se dedicaban a escribir los gags de Groucho, los diálogos y las réplicas.

A pesar de los equipos de guionistas los Marx siempre aportaban sus ideas. En el teatro probaban los gags y los podían cambiar, pero la improvisación teatral quedaba limitada en el ámbito cinematográfico. Aún así se saltaban los guiones durante los rodajes. En los films que eran adaptaciones de obras teatrales, sabían que el humor funcionaría. Pero las películas que rodaron sin obra teatral previa (que fueron la gran mayoría), tenían que confiar en el talento de los guionistas hecho que a Groucho le provocaba muchas reservas. Valga decir que no era fácil escribir guiones para los Marx, porque cada hermano tenía un tipo de humor muy diferente. Para acabar de complicar las cosas la mayoría de los guionistas procedía del cine mudo, y se encontraban con el problema de que era muy complicado escribir guiones para Groucho. Por contra él se quejaba de que se limitaban a escribir largos párrafos, algunos sin gracia, que tenía que recitar a toda velocidad.(17) Groucho siempre intervenía en los guiones y los repasaba exhaustivamente aportando sugerencias incluso en relación con el argumento. No era descuidado en su trabajo como en un principio se podría suponer.

De la Paramount pasarán a la Metro de la mano del productor Irving G. Thalberg, a pesar de que Louis B Mayer pensaba que el humor de los Marx estaba desfasado. Thalberg deseaba establecer un cambio en el planteamiento respecto a lo que habían hecho para la Paramount. Quería mantener los musicales pero añadiendo coherencia al argumento. El guionista James K. McGuinnes realizó la siguiente observación: uno de los aspectos de los Marx que más divertía al público, era que atacaban la dignidad, uno de los puntales que defendía la imagen que los EEUU deseaba vender. Esta dignidad se podía “materializar” en una institución tan emblemática como la Metropolitan Opera House. Así surgió, Una noche en la ópera. Pero Groucho seguía manteniendo serias reservas respecto a los gags no probados previamente en el teatro así que Thalberg, permitió que los hermanos pudieran representar en vivo en salas de cine, cinco de las escenas cómicas. Paralelamente desplegó una gran campaña publicitaria. Era una operación nueva y muy cara, pero recuperaron la inversión ya que el film supuso todo un éxito. Además el tema musical Alone, fue la única canción famosa presentada en una película de los Marx. Las pruebas en directo les había permitido sondear el éxito de los gags e incluso se intentó insertar en la película pausas para que el público tuviera tiempo de reír. Finalmente se descartó porque el espectador no reaccionaba igual con las pausas que sin ellas.

Las películas rodadas a partir de 1937 ya no son tan interesantes porque se trata de repeticiones de las anteriores. Pero las que estrenaron desde 1929 hasta 1937 fueron un gran éxito. Por su singularidad nombraremos brevemente a Giraffes on horseback Salads (1937), un film ideado por Salvador Dalí para los Marx, pero sobre todo para Harpo a quien el pintor ampurdanés admiraba mucho. Esta película nunca se llegó a rodar porque la MGM, con quien los Marx mantenían un contrato, la encontró excesivamente surrealista y Groucho consideraba que no era divertida. Durante muchos años el guion se dio por perdido, pero en 1996 se descubrió entre los documentos personales de Dalí.

En 1938 rodaran El Hotel de los líos para la RKO un film basado en una obra teatral pero que no obtuvo mucho éxito.(18) Al año siguiente se verán forzados a regresar a la MGM rodando nuevas repeticiones. Groucho era consciente de que estaban pasados de moda y lo manifestó abiertamente. Aún así estas películas tuvieron buena acogida a pesar de que la MGM ya no estaba interesada en los Marx. Todavía rodaran tres películas más antes de separarse definitivamente. Amor en conserva el 1949, supuso un fracaso absoluto. Lo más remarcable fue una corta intervención de Marilyn Monroe y el hecho de que por primera vez, Groucho aparecía sin el característico bigote pintado y la levita, (19). En esta ocasión interpretó al narrador, el detective Sam Grunion, un papel con muy pocas intervenciones. Por primera vez en toda su carrera cinematográfica no quiso participar ni en el guion ni en el montaje. Era un momento en que el cine ya no le interesaba, prefería la radio o la televisión la cual iba ganando terreno al cine. A partir de los años 50 cada hermano trabajará de forma independiente en el mundo de la radio, televisión y cine. Aún así los Marx se reunirán por última vez en 1957 para rodar La Historia de la Humanidad, una adaptación de la obra de Hendrick Willem van Loon.(20) A pesar de que los tres aparecen en la película, no compartieron ninguna secuencia. Groucho interpreta a un colono americano del siglo XVII, Chico a un monje y Harpo a un Newton mudo. Esta película supuso el adiós definitivo de los hermanos Marx.

En cuanto al método de trabajo de Groucho, es interesante destacar lo que Thalberg dijo al respecto. Groucho repetía los chistes muchas veces pero introduciendo pequeñas variaciones hasta encontrar la versión definitiva. En realidad no hacía más que aplicar su sistema: se llega a ser buen cómico por tanteo. Este sistema funcionaba bien en el teatro pero complicaba los rodajes. Durante éstos, los Marx no estaban nunca quietos y era muy complicado encuadrarlos. Nunca hacían dos secuencias iguales y esto dificultaba enormemente el montaje. Los Marx aplicaban las fórmulas teatrales a los rodajes.

Groucho Marx murió en Los Ángeles en 1977, tres años después de haber recibido el Óscar honorífico. Sin duda su muerte significó la desaparición de uno de los mejores cómicos de todos los tiempos.

Post registrado bajo licencia Safe Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International (CC BY-NC-SA 4.0). Este artículo ya fue publicado el 11 octubre 2018 en mi anterior blog

Referencias

(1) 1929. The cocoanuts. Paramount. 96 minutos. Productor: Monta Bell y James R. Cowan. Director: Joseph Stanley y Robert Florey. Guión: Morrie Ryskind. Basada en la obra escrita por George Kaufman y Morrie Ryskind. Música: Irving Berlin
(2) 1921. Humorisk . Se desconoce el metraje. Película muda. Perdida. Director: Dick Smith. ver LOUVISH , Simon. Los Hermanos Marx. Vida y leyenda, Madrid: T&B Editores, 2010
(3) 1935. A Night at the Opera. MGM. 92 minutos. Productor: Irving G. Thalberg. Director: Sam Wood. Guión: George Kaufman. Basada en la historia de James Kevin McGuinness. Música: Herbert Stothart
(4) MARX Groucho. Groucho y yo, Barcelona, Tusquets Editores, S.A., 2011
(5) En Inglaterra, mientras representaban la obra On the Balcony (1922), sufrieron un fracaso absoluto porque el público no entendía aquel humor. Poco después de dar inicio el primer acto, se paró la función por las protestas del auditorio que no estaba acostumbrado a escuchar hablar en norteamericano con aquel tipo de humor.
(6) Del inglés chicks que en el argot de la época significaba «pollita”
(7) Del inglés to grouch: gruñir, refunfuñar
8) Modos de Representación Institucional: convenciones aplicadas al lenguaje cinematográfico. Entre estas convenciones existía la prohibición de mirar y hablar a cámara
(9) MARX, Groucho. Grouchoop. cit., p. 200
(10) 1937. A Day at the Races. MGM. 111 minutos. Director: Sam Wood. Productor: Max Siegel y Sam Wood. Guión: Robert Pirosh, George Seaton y George Oppenheimer. Basada en la historia de Pirosh y Seaton
(11) 1939. At the Circus MGM. 87 minutos. Director: Edward Buzzell. Productor: Mervyn LeRoy. Guión: Irving Brecher. Música: Franz Waxman. Canciones: Harold Arlen y E.Y. Harburg
(12) MARX, Arthur. Mi Vida con Groucho, Barcelona, Ediciones Paidós Ibérica, S.A., 1988, p. 262
(13) 1931. Monkey Business. Paramount. 71 minutos. Director: Norman Z. McLeod. Guión: Arthur Sheekman. Escrita por: S.J.Perelman y B. Johnstone conmaterial añadido de Arthur Sheekman
(14) 1932. Horse Feathers. Paramount. 68 minutos. Director: Norman Z. McLeod. Escrita por: Bert Kalmar, Harry Ruby, S.J. Perelman y B. Johnstone. Música: Bert i Harry Rubí
(15) Las películas de los hermanos Marx se caracterizan por la inclusión de números musicales que a veces vienen al caso según el argumento, pero que no siempre era así. Los films de los Marx son etiquetados por la crítica dentro del género de la comedia, y no cabe duda de que se trata de películas cómicas. Pero siempre incluyen un gran porcentaje de números musicales y de baile, herencia de sus espectáculos de vodevil. Por lo tanto cabría reflexionar sobre la necesidad de hacer más permeables los géneros cinematográficos
(16) 1933. Duck Soup. Paramount. 70 minutos. Director: Leo McCarey. Productor: Herman J. Mankiewicz. Escrita por: Bert Kalmar, Harry Rubí, Arthur Sheekman y Nat Perrin
(17) Según Groucho, los mejores escritores que habían trabajado para ellos fueron Kauffman y Rykind pero no Perelman como se solía creer. Con Perelman fueron buenos amigos, pero no escribió mucho para los Marx.
(18) 1938. Room Service. RKO. 78 minutos. Director: William A. Seiter. Productor: Pandro S. Berman. Guión: Morrie Ryskind. Basada en la historia de John Murray y Allen Boretz
(19) 1949. Love Happy. United Artists. 91 minutos. Producción: Mary Pickford. Productor: Lester Cowan. Guión: Frank Tashlin y Mac Benoff. Basada en una historia de Harpo Marx. Director: David Miller
(20) 1957. The Story of Mankind. Warner Bros. 100 minutos. Color. Director: Irwin Allen. Guión: Irwin Allen, Charles Bennet. Fotografía: Nicholas Musuraca

BIBLIOGRAFÍA

BROWN David. El Mundo según Groucho Marx. De la nada a la más extrema pobreza, Barcelona, Ediciones Robinbook, 2004
CHANDLER Charlotte. Hola y Adiós. Groucho y sus amigos, Barcelona, Tusquets Editores, S.A., 1983
EYLES Allen. Todas las películas de los Hermanos Marx, Barcelona, Odin Ediciones, 1992.
KANFER Stefan. Groucho. La vida i l´època de Julius H. Marx, una biografia, Barcelona, Columna Edicions, S.A., 2001
LOUVISH Simon. Los Hermanos Marx. Vida y leyenda, Madrid, T&B Editores, 2010
MARX Groucho. Groucho y yo, Barcelona, Tusquets Editores, S.A., 2011
MARX Groucho. Memorias de un amante sarnoso, Barcelona, Carroggio S.A. de Ediciones, 1993
MARX Arthur. Mi Vida con Groucho. Barcelona, Ediciones Paidós Ibérica, S.A., 1988

PEREZ ADOLFO Agustí. El Humor de los Hermanos Marx, Madrid, Ediciones Masters, 2005

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *