Cementiri de les Corts 1898- 1899. El camino del cementerio y la falta de mantenimiento de sus infraestructuras a finales del siglo XIX

El presente artículo forma parte de una investigación sobre el cementiri de les Corts que inicié en el año 2015 y que me permitió sacar a la luz información inédita hasta el momento. Los obstáculos a los que tuve que hacer frente para dar a conocer mi investigación ya quedaron expuestos en El cementiri de Les Corts. Mi trabajo de investigación realizado durante 2015 y 2016 a partir de fuentes documentales procedentes de los archivos municipales de Barcelona.

A fin de mantener en red toda la información inédita sobre el recinto funerario de les Corts así como reivindicar la autoría de mi investigación, he decidido divulgarla en este blog. De paso desearía puntualizar que el hecho de que no haya sido posible publicar la en formato libro a través de una editorial, no significa que se trate de un trabajo al que no se le deba tener en consideración de cara a futuras publicaciones académicas o divulgativas relacionadas con el cementeri de les Corts.

Santa María de les Corts en el siglo XIX

El primer cementiri de les Corts data de 1847. Se trataba de un recinto realizado casi con seguridad a partir del projecto presentado por el arquitecto Josep Oriol Mestres en 1846. Del campo santo en el siglo XIX conocemos una Reglamentación redactada en 1867 de la que no podemos asegurar que entrara en vigor, unas costumbres y obligaciones que debían cumplir los vecinos de les Corts a la muerte de un parroquiano y una ampliación en 1885. También sabemos en qué estado debía encontrarse la capilla y el recinto libre (1).

1897 fue un año clave ya que por una parte se admite que corresponde a la inauguración del cementerio modernista y por otra, se produce la agregación de les Corts a la ciudad de Barcelona. El dato relativo a la inauguración procede del texto de Carme Riera Els cementiris de Barcelona publicado en 1981 (2). Pero tras una exhaustiva búsqueda documental en los expedientes de obra conservados en l´Arxiu Contemporani de Barcelona, puedo afirmar sin lugar a dudas que el cementerio modernista de les Corts data de 1913 . Se trata de un recinto construido a partir del proyecto realizado por el arquitecto municipal Pere Falqués i Urpí en colaboración con su ayudante Agustí Domingo Verdaguer. Aclarado este punto, a finales del siglo XIX tenemos un cementerio de reducidas dimensiones y en donde la necesidad de una ampliación y reforma, era ya apremiante. Con todo, no se podrá llevar a cabo hasta años más tarde y tras la expropiación forzosa de fincas colindantes.

El camino del cementerio

Su trazado transcurría por la actual calle de Sabiro Arana y atravesaba una parte de los jardines de la Maternidad (3). El lamentable estado en que se encontraba en 1898 fue motivo de quejas entre los propietarios de fincas en les Corts, así como de vecinos del municipio que vivían en sus casas de campo situadas en las inmediaciones del camino. Estas fincas se hallaban comprendidas entre les Corts (Velles) y el cementerio y para acceder a ellas, era necesario atravesar el camino carretera que unía la barridada con el recinto funerario (4).

Alumbrado y adoquinado

En 1898 el trayecto era transitado a diario y de madrugada por los carros procedentes de las casas de campo encargados de transportar sus mercancías hasta la Ciudad Condal. También por el coche de la Casa Provincial de la Maternidad y los carruajes fúnebres que conducían los cuerpos de los soldados, que habían fallecido en el sanatorio de la Cruz Roja (antes Fábrica Batlló). La principal problemática a la que se enfrentaban los transeúntes era que el camino del cementerio, no contaba con iluminación nocturna, se hallaba sin arcenes para los peatones y además, carecía de asfalto lo que en días lluviosos, lo convertía en un verdadero lodazal. Según la instancia presentada en 1898 por varios propietarios al Ayuntamiento de Barcelona, las malas condiciones del camino en época de lluvias, les impedían acceder a sus fincas y por ello, solicitaban la construcción de una acera a lo largo del camino ya que en días lluviosos á ser en extremo difícil la circulacion por dicho camino, pues gran parte de las aguas quedan encharcadas en él

Además los afectados solicitaban instalar tres farolas, una acera y los correspondientes pasillos a fin evitar que las ruedas de los carros, invadiesen el borde de los caminos. La instalación de las farolas no suponía excesivo trabajo porque ya contaban con la cañería de gas que alumbraba la Casa de la Maternidad y que transcurría por el mismo camino del cementerio.

En 1898 ya existían seis farolas instaladas en las cercanías:

1.- Dentro de los jardines de la Maternidad en dirección al cementerio. Se trataba de una farola particular

2.- En el mismo camino del cementerio (calle Sabino Arana) y casi en la esquina con la calle Mayor (hoy Avenida Carlos III)

3.- En la calle Mayor (Carlos III) cerca de la esquina con el camino cementerio (Sabino Arana).

4.- Y dos en calle Mayor (Carlos III) cercanas a la esquina con la calle del Instituto Frenopático (en la actualidad calle Mejía Lequerica)

5.- En la calle del Instituto Frenopático (Mejía Lequerica)

Las tres farolas nuevas se querían instalar en el camino cementerio (Sabino Arana) a ambos lados frente al Instituto Frenopático y la tercera, a medio camino entre el Frenopático y la esquina de la calle Mayor (Carlos III).

En mayo de 1898 D. Alejandro Novellas Vidal, domiciliado en la calle Ataulfo nº 14, 2º piso, expuso al alcalde de Barcelona mediante una instancia firmada por él y otros propietarios de fincas de les Corts que como él viven en Barcelona, así como por labradores de les Corts, la necesidad de contar con las ventajas derivadas de la agregación de les Corts a Barcelona. Entre estas ventajas se cuenta el alumbrado y un correcto mantenimiento de las infraestructuras. Como hemos visto los caminos que conducían a sus propiedades no contaban con aceras ni pasillos lo cual, dificultaba enormemente el tránsito. Los afectados solicitaban adoquinado y alumbrado en el camino que conducía de les Corts Velles al cementerio ya que además, se trataba de una vía muy transitada. El precio de la colocación de las tres farolas y ramales ascendía a 206 pesetas. En cuanto a las aceras y adoquines, se instaba a consultar con el Ingeniero Jefe para resolver la cuestión.

El 5 de diciembre de 1898 el Negociado de Fomento informó al Ingeniero Jefe y el 21 enero 1999, éste respondió al Ayuntamiento de Barcelona. Dada la longitud del camino sería factible construir una acera de tierra de 80 cm. de anchura en uno de sus lados. De hecho esta acera ya había existido pero el tiempo se había encargado de hacerla desaparecer. El Ingeniero Jefe opinaba que colocando a trechos algún bordillo, se obtendría el paso para peatones. Además los trabajos los podían llevar a cabo los mismos operarios de la brigada del Ayuntamiento, al tratarse de unas obras que no entrañaban mayor dificultad.

Aprobación de las obras y del alumbrado

Según lo resuelto por la Comisión de Fomento en Junta del día 3 de febrero de 1899, se aprobó la construcción de la acera a lo largo del camino carretera por los operarios de las brigadas sin que ello implicara gasto alguno.

En cuanto al alumbrado, el Ingeniero Jefe manifestó que se había realizado el plano en donde constaban las farolas y tuberías de conducción de gas y los edificios (5). El importe de farolas y ramales ascendía a 206 pesetas tal y como ya se había acordado. Su importe tuvo cabida en la consignación del Capítulo 3º art. 2º del Presupuesto de 1899. En sesión ordinaria del 22 febrero de 1899, el Ayuntamiento de Barcelona aprobó finalmente colocar las tres farolas en el camino que conducía de les Corts Velles al cementerio de les Corts.

En resumen no fue hasta 1899, justo a la finalización del siglo XIX y transcurridos cincuenta y dos años desde su inauguración, que el cementerio de les Corts contó con un camino de acceso dotado de aceras y adoquinado, y de una mejor iluminación facilitando así el acceso al recinto tanto de los viandantes como de los coches fúnebres. Estas mejoras en infrasestructura se realizaron gracias a la iniciativa de los propietarios de fincas cercanas al cementerio.

Artículo registrado en Safe Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International (CC BY-NC-ND 4.0)Esta licencia autoriza la utilización íntegra del texto sin fines comerciales ni modificaciones y citando siempre la autoría (Mercè Alabern Gómez).

Referencias

(1) Expediente relativo a la terminación de la sala de autopsias, depósito de cadáveres, capilla y demás dependencias del cementerio de Las Corts 1902-1904. S 139 Exp nº: 2580. Arxiu Municipal Contemporani de Barcelona

(2) Fou inaugurat el 1897, segons consta als arxius, i s´obrí al públic el 4 d´octubre del mateix any. RIERA, Carme. Els cementiris de Barcelona, Barcelona, Edhasa, 1981, p. 169

(3) La información relativa a la colocación de las tres farolas y el mantenimiento de las infraestructuras del camino del cementerio, se ha extraído del siguiente expediente Col.locació de tres fanals al camí de Les Corts de Sarrià al cementiri del barri 1898 – 1899. Q 136 Exp nº: 3/0-2806. Arxiu Municipal Contemporani de Barcelona

(4) Corts Velles era el núcleo de población situado en la actual Travessera de les Corts y la calle Marquès de Setmenat y a ambos lados del antiguo torrent dels Morts (hoy calle Les Corts). VV.AA. Els barris de Barcelona, Vol. II, Barcelona, Ajuntament de Barcelona, 1998, p. 189

(5) El plano figura en el expediente de obra citado en la nota 3

BIBLIOGRAFÍA

RIERA, Carme. Els cementiris de Barcelona, Barcelona, Edhasa, 1981

VV.AA. Els barris de Barcelona, Vol. II, Barcelona, Ajuntament de Barcelona, 1998

Fuentes documentales

Expediente relativo a la terminación de la sala de autopsias, depósito de cadáveres, capilla y demás dependencias del cementerio de Las Corts 1902-1904. S 139 Exp nº: 2580. Arxiu Municipal Contemporani de Barcelona

Col.locació de tres fanals al camí de Les Corts de Sarrià al cementiri del barri 1898 – 1899. Q 136 Exp nº: 3/0-2806. Arxiu Municipal Contemporani de Barcelona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *