L´Escala. Cementerio parroquial de Sant Pere

L´Escala, municipio situado en la comarca de l´Alt Empordà (Girona), se originó en el siglo XVI cuando surgió como puerto de pesca bajo la dependencia de la villa d´Empuries, dependencia que finalizará en 1766 al constituirse como municipio independiente debido al notable crecimiento demográfico. Ubicada en un paraje privilegiado a orillas del Mediterráneo, l´Escala contaba con una economía basada en la pesca sobre todo en la elaboración y comercio de la salazón de la anchoa, y en el cultivo de la vid hasta que el boom turístico de los años 60 del siglo XX, transformó el municipio en un solicitado destino vacacional.

Precedentes de los cementerios parroquiales

Para abordar los precedentes de los antiguos cementerios parroquiales es necesario remontarse a la Antigüedad clásica y a la Época paleocristiana cuando los difuntos eran inhumados en espacios situados fuera de los núcleos de población. Así lo dictaminaba el dogma de religión, la legislación civil y los Primeros Padres de la Iglesia. Los entierros fuera de los espacios urbanizados fue el lugar elegido por mártires y santos (1).

El cambio de tendencia empieza a producirse a partir del siglo IV cuando la población desea enterrarse cerca de los martyria (2) para obtener las ventajas espirituales y protectoras que suponía la proximidad con un mártir o santo ya que ambos, no precisaban someterse al Juicio Final para alcanzar Paraíso. Con el tiempo sobre los martyria se edificarán basílicas destinadas a peregrinos y creyentes. Es en este punto cuando dan dos circunstancias. Por un lado el crecimiento de estos espacios de inhumación y por otro, la expansión de las poblaciones cercanas a estos centros de culto, que acabarán por absorberlos. Este proceso dará lugar al nacimiento de los cementerios parroquiales, espacios de inhumación intramuros o sea, dentro de las murallas y al amparo de un templo. Los enterramientos tienen lugar dentro del mismo núcleo de población. Estos cementerios contaban con una fuerte jerarquización espacial. La mayoría de la población se enterraba en el exterior y solo al estamento nobiliario o eclesiástico se le permitía un entierro dentro de la iglesia. Los recintos funerarios funcionan como reflejo de la sociedad a la que pertenecen y en una sociedad feudal, fuertemente jerarquizada, los cementerios parroquiales experimentan la misma tendencia.

L´Escala, los primeros centros de inhumación

L´Escala desarrolló el mismo modelo que se acaba de exponer. En Empúries y durante la ocupación romana existía un centro inhumación cercano a las murallas o caminos de entrada, siempre a extramuros (3). Así mismo se documentan inhumaciones junto a una capilla funeraria construida sobre unas antiguas termas, en la neápolis de Empúries la cual perteneció a un personaje importante dentro de la comunidad cristiana del siglo IV (4). Se han localizado necrópolis en la carretrea de Sant Martí d´Empúries, junto a la iglesia de Santa Margarida, en Vilarena y en Sant Martí (5). En Antiguedad tardía se realizaron entierros al amparo de las iglesias de Santa Margarida y de Santa Magdalena cuyo origen se encuentra en un mausoleo del siglo V (6).

En siglo XVI se construyó la actual iglesia de Sant Martí d´Empúries con un cementerio annexo. Esta edificación sustituye a un templo anterior en donde ya se enterraba al menos desde la segunda mitad del siglo IV.

Església de Sant Martí d´Empúries
Iglesia de Sant Martí d´Empúries junto al pequeño cementerio parroquial. Procedencia de la imagen http://www.parroquiaempuries.org/ca/node/114

El cementerio parroquial de Sant Pere de L´Escala

Acabamos de ver diferentes localizaciones en donde se documentan centros de inhumación anteriores a la existencia del cementerio parroquial de la iglesia de Sat Pere de l´Escala (7). Recordemos que en esta época l´Escala no es todavía un municipio independiente sinó que se halla bajo el dominio de la villa d´ Empúries. No será hasta inicios de la segunda mitad del siglo XVIII cuando podremos hablar de villa independiente. Aun así en el siglo XVI se constituye un pequeño núcleo de habitantes en la zona portuaria. En 1680 este núcleo consta de ochenta vecinos que solicitan a la condesa de Empúries Catalina de Aragón Folch de Cardona, la construcción de una iglesia. La condesa accede a la petición y cede unas tierras de su propiedad, otorgando licencia a los habitantes del Puerto de l´Escala a construir su iglesia.

El documento de cesión datado del 1680 menciona la construcción de un cementerio anexo a la iglesia:

(…) y suplicando sea servida de concederles licencia para hacer la dicha Iglesia con ciminterio de sesenta varas de largo y treinta de ancho, en el d(ic)ho sitio del Port, a la parte de Oriente, Mediodia y Tramontana, en la restante tierra mia de la parte de Poniente, en la calle que llaman de Torruella de Montgri… (8).

El 19 mayo de 1682 se bendicie el campo santo con licencia del obispo de Girona. A partir de entonces se podrán realizar las primeras inhumaciones a cargo del sacristán de la parroquial de Sant Martí d´Empúries y primer rector de Sant Pere de l´Escala Rafael Matheu:

Dimarts, als dinou de maig de mil-sis-cents-vuytanta-dos, dic 19 de maig de 1682, jo Rafael Matheu prés. y sacrista de la esglesia parroquial de Sant Marti de Ampurias y vuy pr. recthor de la esglesia parroquial de Sant Pera de la Escala de Ampurias he beneit lo sementiri de dita esglesia ab llicencia del IIm. Senyor Dr. Emer Thomàs Auter, bisbe de Girona (9).

Primer entierro anotado en el obituario corresponde a Pere Albert de profesión barrilero, quien fue inhumado por el mencionado rector Rafael Matheu:

en lo Sementiri de la Esglesia Parroquial de Sant Pera de la Escala de Ampurias fou enterrat Pera Albert, barriler, habitant en dita parroquia. ha rebut tots els Sacraments de la Santa Mare Església que en tal cas deu rebre tot xpia. ço és lo Sant sacrament de Penitència, lo Santissim Sacrament de Eucaristia i lo Sant Sacrament de Extremaunció, no ha fet testament, en lo seu enterrament tant solament han intervingut dos curats. S´han fetes les Honres. Per a mi Rafael Matheu, près. rector (10).

Gracias a un plano de 1863 trazado por el maestro de obras de la Bisbal D. José Puig, conocemos la ubicación del cementerio parroquial. Por otro lado contamos con la documentación de 1866 relativa a la venta de una parte de los terrenos del viejo campo santo (11). En realidad éste se componía de tres parcelas adjuntas a la parte frontal de la iglesia y a ambos lados de la misma.

El primer terreno se hallaba en Calle Mayor. Con una extensión de 3.120 palmos de superficie cuadrada, limitaba por oriente con la Calle de Santa Màxima, por el sur con la casa y patio de Juan Corderch, por poniente con la Calle Mayor y por el norte con la Plaza Constitución.

En la actualidad podemos trazar los límites de este primer terreno que quedaría comprendido entre la calle Enric Serra nº 25, 26, 27, calle Pintor Serra nº 29 (límite sur), Plaça de l´Església y calle de Santa Màxima nº 30

El segundo terreno contaba con una extensión de 4.864 palmos de superficie cuadrada. Lindaba por oriente con la calle de Santa Màxima, por el sur con la Plaza Constitución, por poniente con la calle Mayor y por el norte con un callejón sin nombre.

Como en el caso anterior podemos trazar sus límites. Actualmente se corresponde con el edificio situado entre la Calle Pintor Pere Serra nº 23, Calle Moreneta nº 2, Calle de Santa Màxima y Plaza de l´esglesia.

El tercer terreno limitaba por oriente con calle del Medio, por el sur con un callejón sin nombre, por poniente con calle de Santa Màxima y por el norte con otro callejón sin nombre. Ocupaba una superficie de 2.760 palmos cuadrados (12).

Hoy día se localiza en la calle de la Moreneta nº 4, calle de Santa Màxima, calle del Mig y Plaza de l´Església. Aclaramos que la actual calle de la Moreneta no tenía nombre como tampoco lo tenía el callejón que discurre paralelo a la actual plaza de l´Església (plaza esglesia nº 1), y que hoy forma parte de la misma plaza hasta alcanzar el carrer del Mig.

El problema de salubridad en los cementerios parroquiales como origen de su lenta y progresiva desaparición. La teoría miasmática

Las inhumaciones en los cementerios parroquiales quedaban bajo tutela de la Iglesia y regulados por concilios. Los problemas sanitarios y de higiene derivados por este tipo de enterramientos provocaron el rechazo de las corrientes higienistas e incluso por un sector de la misma Iglesia. Los cuerpos quedaban mal sepultados y acababan por aflorar a la superficie, la descomposición cadavérica, las miasmas, creaban ambientes contaminados alrededor y dentro de las mismas iglesias y por consiguiente, en el interior de las poblaciones. Progresivamente las epidemias dejaron de interpretarse como castigos divinos para convertirse en el fatal desenlace provocado por los efluvios tóxicos. Los racionalistas ilustrados atribuyeron a los cementerios parroquiales ser el origen de los brotes epidémicos de acuerdo con la teoría miasmática según la cual las emanaciones fétidas procedentes de la materia orgánica en descomposición, eran las responsables de las enfermedades.

Las primeras voces contrarias a la continuidad de los cementerios parroquiales se alzaron en Francia. En 1769 Luis XVI prohíbe los entierros en el cementerio de Les Innocens alegando razones de salud pública y ordena construir un nuevo recinto a extramuros de París. Italia seguirá la misma tendencia. En España la situación ya había sido denunciada por párrocos militares y médicos aunque fue la epidemia de cólera de 1781 que tuvo lugar en la villa de los Pasajes (Guipúzcoa), la que precipitó los acontecimientos. Con todo, existía una fuerte controversia al respecto. Entre los detractores se encontraba la Real Academia de Historia y Real Academia Médica Matritense, seguidoras ambas de la corriente miasmática (13). Los defensores de seguir manteniendo los cementerios parroquiales alegaban que se trataba de una costumbre fuertemente arraigada. En general se generó una fuerte resistencia a abandonar las inhumaciones dentro de los cementerios parroquiales ya que al localizarse al amparo de un centro religioso, los allí enterrados gozaban de ventajas espirituales y profilácticas. Además la Iglesia cobraba por enterrar dentro de los templos y ello sin olvidar las donaciones, venta y alquiler de sepulturas que suponían un medio de sustento para la parroquia. Alegaba además falta de medios para construir cementerios extramuros. En cuanto a la nobleza, acabar con los cementerios parroquiales suponía poner fin a una parte de sus privilegios.

En pleno debate sobre la necesidad de trasladar los cementerios fuera de las poblaciones, se inica la construcción en 1785 y a extramuros del Real Sitio de San Ildefonso al que seguirá el cementerio de Cartagena, Antequera, El Pardo, Yévennes de San Juan, Sisante y Lucena (14). Para la autora Carmen Bermejo estas iniciativas son el resultado del pensamiento ilustrado, del progreso científico de finales XVIII dirigido a mejorar la calidad del vida de los ciudadanos (15).

La Real Cédula de Carlos III de 1787

En 1786 los Fiscales del Consejo por encargo de monarca Carlos III, emitieron el informe Memorial Ajustado del expediente seguido en el Consejo en virtud de Orden de S.M. de 24 de marzo de 1781 sobre el establecimiento general de Cementerios, como salida al conflicto generado por las emanaciones tóxicas y en sintonía con la corriente ilustrada de Francia, Inglaterra y Alemania en cuanto a la construcción de cementerios civiles. Este memorial será el punto de partida de la Real Cédula de 3 abril de 1787 según la cual :

Se haràn los Cementerios fuera de las Poblaciones siempre que no hubiere dificultad invencible ò grandes anchuras dentro de ellas, en sitios ventilados è inmediatos a las Parroquias, y distantes de las casas de los vecinos: y se aprovecharàn para Capillas de los mismos Cementerios las Ermitas que existan fuera de los Pueblos, como se ha empezado à practicar en algunos con buen suceso.

A pesar de Real Cédula de 1787, los cementerios parroquiales se mantendrán en activo lo que obligará a seguir legislando continuamente en esta materia. A lo largo del siglo XIX se promulgarán diversas órdenes que toparán de frente con la oposición de la Iglesia que se negará rotundamente a renunciar a la hegemonía que había ejercido hasta el momento, y a una nobleza que se opondrá a renunciar a sus privilegios en materia de entierros.

El cementiri mariner pone fin al cementiri parroquial de Sant Pere

La construcción de un nuevo cementerio en l´Escala respondía a las disposiciones de la Real Cédula de 1787 de Carlos III y a las sucesivas órdenes dictadas sobre la misma materia y que insistían en que por razones de higiene, los recintos funerarios debían construirse alejados de las poblaciones y en espacios bien ventilados. Muy lentamente asistiremos a la secularización de los cementerios . Entre los primeros municipios de Girona en acogerse a la nueva legislación se encontraba Torroella de Montgrí (1817), Palafrugell (1816), Figueres (1817) y Girona (1809) (16).

Hasta 1837 las partidas de defunciones de l´Escala dan fe que los entierros se llevan a cabo aún en el cementerio parroquial de Sant Pere. Entre 1838 y 1851 no se especifica el recinto ya que el rector solo constata el hecho de que mando dar sepultura (17). No será hasta el 6 de noviembre de 1851 cuando nos encontramos frente a la primera partida de defunción que cita el cementerio marinero:

fue sepultado su cadáver en el cementerio público de esta Villa (18)

Cementerio abandonado

Aunque no fue hasta 1851 cuando se registra en el obituario que los entierros se llevan a cabo en el cementiri mariner, desde 1837 ya no se utilizaba el recinto parroquial. Este dato lo conocemos gracias a un documento de 1864 rescatado por Mercè Vila y que se conserva en l´ Arxiu Diocesà de Girona, en el que el sacerdote Jayme March Pbro. a falta de medios económicos del Ayuntamiento, solicita fondos al vicario General de la Diócesis de Girona para trasladar la monda al cementerio marireno. Especifica que se halla en desuso desde 1837 al existir un nuevo recinto fuera de la población (19). Este documento además nos informa del estado en que se hallaba el cementerio parroquial de Sant Pere:

En atención de hallarse casi derribados los muros del Cementerio antiguo de la Villa de la Escala, el que desde el año 1837 esta inutilizado por haberse establecido otro fuera de la poblacion, y viendo con gran sentimiento que sirve de pasto a los animales; para acabar con semejante profanación acudí con el Ayuntamiento de la predicha Villa á fin de que me suministrase los fondos convenientes para trasladar los restos humanos y toda la tierra del mismo al nuevo, á cuya insinuacion me respondio que no podia satisfacer mis buenos deseos por carecer del metalico necesario (20)

El panorama que mostraba el recinto parroquial debía ser desolador: con sus muros casi derribados, los animales pastando libremente en su interior, sin actividad desde 1837 y con restos humanos pendientes de exhumar y trasladar al nuevo cementerio (21). Acerca de esta cuestión, el traslado de la monda, la falta de medios económicos para llevarlo a cabo se había convertido en un problema para el Ayuntamiento de l´Escala. El 6 de abril de 1863 el alcalde comunica al Consistori que el Gobernador Civil de la Provincia y el Obispo, autorizan el traslado de los restos que aún permanecen inhumados en el cementerio parroquial. El 3 de mayo se notifica al Consistori que se va a llevar a cabo el traslado (22). Pero aunque se cuente con las autorizaciones pertinentes por parte de las autoridades competentes, la realidad era que no había fondos para el traslado de los restos y la tierra del cementerio parroquial al cementerio marinero. Como solución el Consistori y el Rector deciden solicitar al Gobernador D. José de Urbiztondo y al Obispo de Girona Constantino Opo, la posibilidad de vender el terreno a un vecino de l´Escala a cambio de que éste, se comprometa al traslado de la monda y la tierra al nuevo cementerio. Otra vez sale a relucir el asunto de los animales que sin muros de cierre, entran y salen del campo santo a sus anchas.

en atencion de hallarse abandonado sin consideracion a los restos mortales que contiene, y carecer de los recursos necesarios la Municipalidad no solo para cerrarlo para que no entren animales, sino mucho menos para trasladarlo todo al nuevo; pero que habiendo un sujeto en esta Villa que cediendo parte del terreno que ocupa dicho Cementerio se obliga a trasladar a costa suya toda la tierre y restos mortales… (23)

Tanto el Rector y el Gobernador dan su conformidad y el 7 febrero 1864, el Consistori y el mismo Rector, venden a D. Jayme Serrats i Puig los terrenos del antiguo cementerio parroquial a condición de que en un máximo de cinco meses, el Sr. Serrats traslade la tierra y los restos humanos al cementerio marinero y deje el terreno al mismo nivel que el de la Plaça de la Constitució (actual Plaça de l´Ajuntament) y que el de la entrada de la iglesia (24). Esta operación de compra-venta ya había sido nombrada en este post al citar el documento relativo a la ubicación exacta del cementerio parroquial. La cesión y firma del contrato se lleva a cabo el 7 de febrero pero la venta, ratificación y escritura, no se realizan hasta pasados dos años (25).

Con el tiempo se verá que el Sr. Serrats no parecía tener ninguna prisa ya que en 1867, aún no ha derribado los muros que quedaban en pie, ni había nivelado el terreno, ni exhumado los restos (26). Visto el panorama el 8 diciembre de 1867 el Ayuntamiento convoca a los miembros del Consistori que formalizaron la venta, con el fin de encontrar una estrategia que oblige al Sr. Serrats a cumplir lo acordado. La convocatoria acuerda traspasar el asunto al Gobernador Civil para que resuelva el caso. Desafortunadamente no queda constancia documental sobre cuáles fueron las medidas adoptadas por el Gobernador, si es que finalmente se pronunció sobre el tema (27).

Adoptara las medidas que adoptara no contamos con más noticias hasta 1872, cuando el Sr. Serrats aparece de nuevo en la documentación a propósito de un presupuesto sobre una pared y puerta para cerrar el cementerio de los forasteros, que se hallaba en la parte sur de la iglesia. La autora Mercè Vila sospecha que este cementerio podría tratarse de una parte del recinto parroquial que no había sido vendida al Sr. Serrats en 1864 (28). Aprobado el presupuesto las obras corren a cargo de Jayme Serrats a condición, de convertirse en propietario del cementerio de los forasteros por un periodo de seis años y medio transcurridos los cuales, la propiedad regresará al Ayuntamiento (29). En cuanto al traslado de la monda, en 1872 todavía está pendiente pero el Ayuntamiento de l´Escala decide desvincularse del asunto porque considera que la responsabilidad recae en el Sr. Serrats.

A partir de 1872 no hallo más noticias referentes al cementerio parroquial entre la documentación de archivo rescatada y publicada por la autora Mercè Vila pero cabe suponer, que finalmente se procedió al traslado de los restos y la tierra al nuevo cementerio. Con el nacimiento de los recintos funerarios emplazados fuera de los núcleos poblacionales, los terrenos antes ocupados por los viejos cementerios parroquiales se transforman progresivamente en zonas urbanizables y en plazas situadas junto a las iglesias y l´Escala no será una excepción. Antes de convertirse en espacios públicos era necesario exhumar los restos y trasladar la tierra. No olvidemos que se trata de tierra sagrada, consagrada, y situada dentro de les sagreres. No en vano los cementerios reciben el nombre de campo santo.

Artículo registrado en Safe Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International (CC BY-NC-ND 4.0)Esta licencia autoriza la utilización íntegra del texto sin fines comerciales ni modificaciones y citando siempre la autoría (Mercè Alabern Gómez) . La imagen de la Iglesia de Sant Martí d´Empúries , queda excluída de dicha licencia

Referencias

(1) BERMEJO LORENZO, Carmen. Arte y Arquitectura Funeraria. Los cementerios de Asturias, Cantabria y Vizcaya (1787 – 1936), Oviedo, Universidad de Oviedo, 1998, p. 18

(2) Martyria: edificación construida sobre el lugar de inhumación de un santo o mártir

(3) VV.AA. El cementiri mariner, l´Escala, Ajuntament de l´Escala, 2018, p. 16

(4) Ibidem, p. 17 y 18

(5) Ibidem, p. 18

(6) Ibidem, p. 18

(7) No se puede abordar el tema de los recintos funerarios de l´Escala sin mencionar el ingente trabajo archivístico de Mercè Vila (ver bibliografía) y agradecer al Ajuntament de l´Escala su implicación por darlo a conocer divulgando así su rico patrimonio cultural

(8) VILA; Mercè. «Els cementiris de L´Escala: 3 segles d´enterraments» en Fulls d´Història Local, L´Escala, Serveis de Publicacions de l´Ajuntament de L´Escala, Departament de Benestar i Cultura Social, Arxiu Municipal, Centre d´Estudis Escalencs, 1989, p. 62. Una reproducción del documento original de cesión puede verse en VILA, Mercè. «El cementiri vell. Allò que ens conten els Arxius» en Monografies Locals nº 1, L´Escala, Ajuntament de L´Escala, 1991, p. 12

(9) VILA; Mercè. «Els cementiris de L´Escala…», op. cit., p. 62

(10) Ibidem, p. 62

(11) Para un plano de ubicación del cementerio parroquial realizado por Benjamí Bofarull ver VILA, Mercè. «El cementiri vell…», op. cit., p. 22 y VILA; Mercè. «Els cementiris de L´Escala…», op. cit., p. 63

(12) VILA; Mercè. «Els cementiris de L´Escala…», op. cit., p. 63

(13) BERMEJO LORENZO, Carmen. Arte y Arquitectura Funeraria…, op. cit., p. 23

(14) Ibidem, p. 25

(15) Ibidem, p. 25

(16) GRAU i  FERRANDO, Dolors. Cementiris i sepelis, (Quaderns de la Revista Girona nº 103. Sèrie, Guies nº 42, Girona, Diputació de Girona, Caixa de Girona, 2002 p. 31 – 32

(17) VILA; Mercè. «Els cementiris de L´Escala…», op. cit., p. 64

(18) Ibidem, p. 64

(19) VILA, Mercè. «El cementiri vell…», op. cit., p. 14

(20) Ibidem, p. 15

(21) Ibidem, p. 14 y 15

(22) Ibidem, p. 20

(23) Ibidem, p. 22

(24) Ibidem, p. 22

(25) Ibidem, p. 22

(26) Ibidem, p. 23 y 26

(27) Ibidem, p. 23 y 26

(28) Ibidem, p. 26

(29) Ibidem, p. 26

BIBLIOGRAFÍA

BERMEJO LORENZO, Carmen. Arte y Arquitectura Funeraria. Los cementerios de Asturias, Cantabria y Vizcaya (1787 – 1936), Oviedo, Universidad de Oviedo, 1998

BOIX, Lurdes; ROURA, Lluís. L´Escala. Imatges de tres segles, Ajuntament de L´Escala, Diputació de Girona, 2002

GRAU i  FERRANDO, Dolors. Cementiris i sepelis, (Quaderns de la Revista Girona nº 103. Sèrie, Guies nº 42, Girona, Diputació de Girona, Caixa de Girona, 2002

VILA, Mercè. «El cementiri vell. Allò que ens conten els Arxius» en Monografies Locals nº 1, L´Escala, Ajuntament de L´Escala, 1991

VILA; Mercè. «Els cementiris de L´Escala: 3 segles d´enterraments» en Fulls d´Història Local, L´Escala, Serveis de Publicacions de l´Ajuntament de L´Escala, Departament de Benestar i Cultura Social, Arxiu Municipal, Centre d´Estudis Escalencs, 1989 

VV.AA. El cementiri mariner, l´Escala, Ajuntament de l´Escala, 2018

Cementiri de les Corts, 1902 – 1904. Solicitud para restaurar la capilla, construir una sala de autopsias, un depósito de cadáveres y otras dependencias

Introducción

Este post forma parte de un trabajo de investigación sobre el cementiri de les Corts que inicié en el año 2015, y que me permitió descubrir datos inéditos sobre el recinto. La investigación y la dificultad para divulgarla ya quedó explicada en El cementiri de Les Corts. Mi trabajo de investigación realizado durante 2015 y 2016 a partir de fuentes documentales procedentes de los archivos municipales de Barcelona. Pero a pesar de los obstáculos la publiqué en mi anterior blog y de forma resumida en la web de Art Funerari: Artistes al servei de la mort, proyecto de la Universitat de Barcelona en colaboración con Cementiris de Barcelona S.A. y Ajuntament de Barcelona. Tanto mi anterior blog como Art Funerari ya no se encuentran disponibles en la actualidad, aunque la información contenida en la web ha pasado íntegramente a disposición de Cementiris de Barcelona S.A. Para mantener la investigación disponible en red y mantener así la labor de divulgación, he decidido publicarla de nuevo en este blog.

El hecho de que la investigación no haya sido publicada en formato libro a través de una editorial, no significa que se trate de un trabajo al que no se le deba tener en consideración y en particular, de cara a futuras publicaciones académicas o divulgativas que puedan aparecer en relación al cementerio de las Corts.

Antecedentes

En 1847 se inaugura el primer cementiri de les Corts emplazado en una superficie hoy ocupada en parte por el Tanatori de les Corts. De este pequeño recinto conocido como Santa María de las Corts documentamos al menos una ampliación en 1885, una Reglamentación de 1867 e incluso, la manera en que debían proceder los habitantes de les Corts ante la muerte de un vecino.

La ampliación de 1885 corresponde al actual departamento 2º y 3º pero a pesar de este incremento de superficie experimentado por el recinto en el último tercio del siglo XIX, su capacidad para satisfacer las crecientes demandas del municipio era insuficiente.

En 1898 ya se estudia la posibilidad de ampliar el cementerio:

Además de las obras de menor cuantía se han construido en la necrópolis de Las Corts 830 hipogeos temporales; verificándose en la actualidad los estudios para su ensanche y reforma, al objeto de poder proseguir la construcción de las sepulturas que puedan ser necesarias para los restos mortales los soldados repatriados que fallezcan en esta capital (1).

A pesar de las necesidad de ampliación que presentaba el recinto a finales del siglo XIX, entramos en el siglo siguiente sin que se haya avanzado en el asunto.

La capilla como depósito de cadáveres, sala de autopsias y enfermería

Para conocer el estado en que se hallaba el cementiri de les Corts durante los primeros años del siglo xx, es interesante consultar el expediente que recoge la correspondencia entre la Comisión Especial de Cementerios, la Junta de Cementerios, el Alcalde Constitucional y el Arquitecto Municipal durante los años 1902, 1903 y 1904. Una vez más constatamos que el recinto modernista no existía todavía (2).

El primer documento que encontramos en el expediente es un oficio redactado por el Alcalde Constitucional Joan Amat, dirigido al Arquitecto Municipal Pere Falqués i Urpí. El documento lleva la fecha 8 abril 1902. Su lectura nos permite imaginar el estado del recinto a inicios del siglo XX. Sorprende saber que la capilla se encontraba completamente abandonada y asumiendo las funciones de sala de autopsias, depósito de cadáveres y enfermería. Por esta razón la Comisión de Cementerios en sesión de 3 abril se apresura a solicitar a Pere Falqués, que presente con urgencia un proyecto y presupuesto para reformar capilla y construir locales apropiados para los servicios independientes, así como finalizar las dependencias que aún quedaban por terminar e intervenir aquellos nichos, que presentaban problemas de hinchamientos.

El 23 julio 1902 Pere Falqués responde lo siguiente a través de su ayudante el arquitecto Juli Martínez Fossas:

En contestación á los oficios de V. E. nos. 6218 y 6642 relativo el primero á que se presente el correspondiente proyecto para reformar la Capilla del Cementerio de las Corts, asi como para habilitar locales apropiados e independientes para todos los servicios de dicha Necrópolis, y el segundo para q se propongan las mejoras que podrían introducirse en el recinto libre, esta Sección debe manifestar a V. E. que en cuanto á dicho recinto, es de tan reducidas dimensiones, que no es posible por el presente introducir en él mejora alguna, toda vez que hasta el acceso al mismo debe practicarse por una pequeña porción de terreno, que de las indagaciones practicadas, parece ni ser propiedad del Municipio, y en cuanto á la habilitación de locales – escepto la Capilla y su sacristía, cuyo proyecto de reforma se está ultimando para poderse destinar al culto, – por lo que se refiere a la sala de autopsias, depósito de cadáveres y dependencias para la Administración y sepultureros, dada su índole, deberán emplazarse fuera del recinto de enterramientos; pero antes sería conveniente se procediera á un deslinde con los predios vecinos, a fin de saber de una manera cierta el terreno del terreno que pueda disponerse para emplazar las expresadas dependencias.

En el año 1900 se adjudica por subasta la construcción de un depósito de cadáveres y una sala de autopsias pero dos años más tarde, estas obras aún no han empezado(3). En 1902 la capilla no estaba habilitada para el culto sino que funcionaba como sala de autopsias, depósito de cadáveres y enfermería. De la documentación se desprende de que estas dependencias no estaban disponibles y por ello era en la capilla en donde se practicaban las autopsias y se almacenaban los cadáveres. Cuesta imaginar a día de hoy un panorama semejante. El alcalde solicita que se construyan locales apropiados para los servicios independientes y liberar así a la capilla de unas funciones que no le corresponden.

Importante mencionar aquí que la capilla a la que se refiere el documento, no es la construcción que tenemos actualmente presidiendo el Departamento Central. Esta capilla no existía todavía. La única capilla existente en 1902 se encontraba en el departamento 1º y se hallaba efectivamente en estado ruinoso, como afirma un expediente de ampliación del recinto (4). Se dedicará un post a tratar el tema de la capilla ya que merece un capítulo aparte.

En relación al depósito de cadáveres cabe añadir que en 1867, ya se planteaba su construcción. En el citado Reglamento, título 7º Depósito de cadáveres y sala de autopsias, se dispone lo siguiente:

Habrá en el cementerio un local especial para depósito de cadáveres en general, y para la exposición de aquellos que han muerto repentinamente, o de manera violenta. Este local servirá para la práctica de autopsias y ensayos analíticos para lo cual habrá una mesa forrada de zinch de las dimensiones necesarias atendido al servicio que se la destina (5).

También sabemos que en 1883 el cementiri de les Corts contaba con una habitación de observación (6). La función de este local era como su nombre indica, la de mantener a los cuerpos en observación hasta poderlos declarar oficialmente fallecidos.

A pesar de la adjudicación por subasta, en 1902 el cementiri de les Corts acuciaba todavía de la falta de unas dependencias básicas para llevar a cabo funciones tales como el culto o el almacenamiento de los cadáveres.

Necesidad de deslindar los predios vecinos

En relación a las mejoras que deberían efectuarse en el recinto libre, Juli Martínez Fossas expone que se trata de un espacio tan limitado que no permite intervenciones de esta índole. En cuanto a su acceso, se llevaba a cabo a través de un terreno del cual se desconocía el propietario. Por un plano del año 1900 situamos con exactitud la ubicación del recinto libre (7). Este se hallaba al fondo del cementerio antiguo o sea, del primer núcleo funerario, un espacio que actualmente ocupa el Tanatori de les Corts. De marcada forma rectangular, el recinto libre se encontraba en lo que hoy es una parte del tanatori, concretamente la que da a la calle Menéndez y Pelayo. Efectivamente comprobamos que sus reducidas dimensiones dificultaban la ejecución de las mejoras solicitadas. El acceso que menciona Martínez Fossas y que se llevaba a cabo a través de una pequeña porción de terreno, corresponde en la actualidad a una parte ocupada por el tanatorio.

El plano de 1900 nos permite deducir que el tanatori es de mayores dimensiones de lo que fue el cementerio antiguo. Podemos apreciar la proporción si lo comparamos en planta con la superficie del departamento II donde el cuadrado pintado de negro, marca la ubicación del panteón Estruch y Closas.

Esquema del plano de superfície del año 1900 trazado a partir del original conservado en el Arxiu Contemporani de Barcelona. S. 139; Exp. nº: 480. Arxiu Municipal Contemporani de Barcelona. En la planta se indica el emplazamiento del panteón Estruch y Closas en el actual departamento II. Al fondo del cementiri antic (cementerio antiguo) se encontraba el cementiri neutre o recinto libre. En la actualidad el cementerio antiguo y el neutro o libre, lo ocupa una parte del tanatorio
La imagen corresponde a la misma zona del cementerio que representa el plano de 1900. La parte del tanatori marca el emplazamiento del cementerio antiguo (cementiri antic). El la parte posterior se hallaba el recinto libre que da a la calle Menéndez y Pelayo. La superficie coloreada de fuscia corresponde al actual departamento II. El cuadrado nº 3 marca la ubicación del panteón Estruch y Closas. Fotografía de la autora tomada del plano situado en el cementiri de Les Corts

En cuanto a la construcción de una sala de autopsias, un depósito de cadáveres, un edificio para la Administración y otro para los sepultureros, el cementiri de les Corts era de tan reducidas dimensiones en 1902, que éstas deberán emplazarse fuera del recinto de enterramientos. Para ensanchar el recinto lo suficiente para permitir ubicar dichas dependencias era necesario realizar un deslinde, a fin de conocer con exactitud los límites de los terrenos colindantes.

El 29 julio 1902 el secretario de la Junta manifiesta que haciendo el debido mérito a las indagaciones que formuló el Sr. Arquitecto, se proceda al deslinde de los terrenos propiedad del Ayuntamiento. Del documento se desprende que los terrenos vecinos son de propiedad municipal.

El 4 agosto 1902 quien fuera el alcalde accidental de Barcelona Manuel Fabra y Ledesma, comunica a Pere Falqués que:

Esta Junta haciendo el debido mérito á las indagaciones formuladas por V. en su comunicación nº 213 de 23 Julio último, relativas al Cementerio de las Corts decidió en sesión celebrada el 29 del pasado mes encargarle proceda á un deslinde de los terrenos propiedad del Exmo. Ayuntamiento.

El 7 febrero de 1903 la Comisión Especial de Cementerios se dirige a Pere Falqués para saber si ya ha procedido al deslinde. Como venía siendo habitual, el Jefe de Urbanización y Obras responde el día 13 febrero 1903 a través de su ayudante encargado de la Sección Facultativa:

En contestación á los oficios de V.E. nº 6837 y 8060, relativos á la conveniencia de proceder a un deslinde de los terrenos pertenecientes al Cementerio de Las Corts, esta Sección debe manifestar á V.E. que dicho trabajo llévose á cabo hace ya bastante tiempo en union del Vocal de esta Ilre. Junta Don Eduardo Mercader, y con asistencia de los propietarios colindantes, llegando á un acuerdo con algunos de ellos, no sucediendo lo propio con otros, los cuales quedaron en presentar sus títulos de propiedad, para en vista de ello resolver la Iltre. Junta; sin que hasta la fecha tenga esta Sección noticia alguna de la resolución que acerca del particular haya podido recaer

Es decir el deslinde ya se había llevado a cabo en febrero por tanto, se conocían los límites y propietarios, además del Ayuntamiento, de los terrenos colindantes al cementerio. Quedaba por resolver la presentación de títulos por parte de algunos de los propietarios.

Transcurre un año sin que tengamos más noticias sobre este asunto. A finales de febrero de 1904 el Presidente de la Comisión Especial de Cementerios, D. Celestino Teixidó se dirige al Jefe de Urbanización y Obras Pere Falqués, para comunicarle que en sesión del 22 febrero la Comisión resolvió encargarle con urgencia, un presupuesto y proyecto para reformar capilla y construir locales apropiados para servicios independientes así como la finalización de los dependencias que aún no estaban terminadas ya que la capilla, sigue funcionando como depósito de cadáveres, sala de autopsias y enfermería.

Martínez Fossas como Ayudante de la Sección 6ª responderá el 24 de marzo conforme al Jefe de Urbanización y Obras Pere Falqués que no es posible ya que todavía está por identificar el propietario de un terreno que linda con el cementerio y con la Riera Blanca. En la actualidad el tramo de la Riera Blanca que transcurría junto al cementerio, corresponde a la rampa que utilizan los furgones para acceder al tanatorio.

Dando contestación al oficio de V.E. nº 10888, referente al estado en que se hallan las diferentes dependencias del Cementerio de Las Corts ordenando la presentación de planos de proyecto y presupuesto, para las reformas y mejoras que sean precisas realizar para obviar tales deficiencias; esta Sección debe manifestar á V.E. que no le es posible por el presente dar cumplimiento á la expresada orden hasta tanto no se halle resuelto la verdadera pertenencia del trozo de terreno abandonado junto a dicho recinto limitado por la riera con que linda, el cual, de resultar del Exmo. Ayuntamiento, viene como á emplazamiento indicado donde poder construir tales dependencias ó de lo contrario habrá de resolverse previamente el sitio donde deberán emplazarse dentro de los límites hoy día conocidos.

La última noticia de la que tenemos constancia lleva fecha del 23 julio 1904, y corresponde a la respuesta del Ayudante de Sección, a un oficio presentado por el Alcalde relativo al estado del recinto libre:

Dando contestación al oficio de V. E. num. 11820 relativo al estado del recinto libre del Cementerio de Las Corts, esta Sección debe manifestar: que en la visita de inspección verificada en aquella Necrópolis junto con el Iltre. Sr. Vocal de turno Don Eduardo Mercader, se dictaron las oportunas órdenes al objeto de que su aseo y limpieza corresponda al respeto que el recinto se merece, y a éste efecto se ordenó al Sr. Jardinero Municipal que dejara el suelo convenientemente arenado, colocándo junto á las paredes algunas plantaciones y que los paramentos de aquellas séan convenientemente blanqueadas

El Reglamento de 1867 estipulaba que la vegetación, en caso de que la hubiera, quedaba a cargo del sepulturero. El Título 4º Del sepulturero y sus obligaciones, artículo 6º, disponía lo siguiente:

(…) si se colocaran árboles correspondientes á la gravedad de tan santo lugar, cuidará también de que se conserven y riegen para su fomento

Vemos que en 1904 ya se disponía de un jardinero municipal y que el recinto libre, se quería dotar con algunas plantaciones. Así mismo tenemos constancia de algunas órdenes destinadas a realizar al menos, una parte de las mejoras solicitadas dos años antes.

El estado de los cementerios de Barcelona a principios de siglo XX

El caso del cementiri de les Corts no era excepcional. Los documentos de la época nos informan de que en general, el mantenimiento de los cementerios era insuficiente. Los Boletines Municipales recogen poca información referente a los recintos funerarios pero cuando lo hacen es para poner de manifiesto, las deficientes condiciones en que se hallaban las necrópolis. En 1902 la Junta de Cementerios se lamentaba del estado en que se encontraban los cementerios, recalcando la escasa organización de la Sección Facultativa encargada de realizar los trabajos de mantenimiento. Según la Junta el resultado de esta mala gestión se traducía en una falta de unidad y demoras con el consiguiente perjuicio para la población. A fin de paliar la situación, la Junta solicitó la constitución de la Sección Facultativa integrada por diversas personalidades al frente de la cual, se hallaba el arquitecto municipal Pere Falqués i Urpí. Honestamente Falqués reconoció que no daba al abasto. Con el fin de mejorar el problema se designó a un grupo de ayudantes el principal de los cuales, fue Juli Martínez Fossas de la Sección de Edificaciones y Ornato. Pero la conclusión a la que llegaron los implicados era que el presupuesto asignado para el mantenimiento de los recintos funerarios no se encontraba en consonancia con la importancia del trabajo a desarrollar. Así mismo el año anterior ya se había constituido una plantilla especial encargada del desarrollo y conservación de los cementerios, pero previamente se precisaba de un plano general realizado por el Arquitecto Jefe, a fin de que dicha plantilla pudiera ejercer sus atribuciones. Como apoyo al Arquitecto Jefe se nombró a un técnico y a un maestro de obras. Este replanteamiento debía ser suficiente para que la Sección Facultativa pudiera responder satisfactoriamente las necesidades de la Junta (8).

Volviendo al cementiri de les Corts, en 1904 contaba con una superficie total tan reducida que no permitía el emplazamiento de un local para llevar a cabo las autopsias, ni un depósito de cadáveres. Para resolver esta cuestión se adaptó la capilla para llevar a cabo tales funciones desvinculándola totalmente de su atribución cultual.

El problema de la falta de espacio no quedará en parte resuelto hasta la expropiación forzosa de varias fincas colindantes al cementerio, y que culminará con el ensanche y reforma de estilo modernista de 1913 obra del arquitecto municipal Pere Falqués i Urpí en colaboración con su ayudante Agustí Domingo Verdaguer.

Artículo registrado en Safe Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International (CC BY-NC-ND 4.0)Esta licencia autoriza la utilización íntegra del texto sin fines comerciales ni modificaciones y citando siempre la autoría (Mercè Alabern Gómez)


Referencias

(1) La Vanguardia. Hemeroteca, 1-11-1898, p. 4

(2) Expediente relativo a la terminación de la sala de autopsias, depósito de cadáveres, capilla y demás dependencias del cementerio de Las Corts 1902-1904. S 139 Exp nº: 2580. Arxiu Municipal Contemporani de Barcelona

(3) La Vanguardia. Hemeroteca, 1-11-1900, p. 5

(4) Projecte d’ampliació del cementiri de Les Corts per la part del nord-oest [Arquitecte del cementiri: Agustí Domingo Verdaguer]. 1917. S139 Exp.nº: 11079. Arxiu Contemporani de Barcelona

(5) Reglament per a la direcció i conservació del cementiri del poble de Les Corts, 1867. 5.1. Gestió d´equipaments sanitaris. Lligall nº2 Doc. 10. SEPESP724/CAT/08001/9300081. Arxiu Municipal del Districte de Les Corts

(6) Estado comprensivo de las condiciones higienicas que tienen todos los cementerios enclavados en este termino municipal, formado á tenor de lo dispuesto en la Real orden Circular del Ministerio de la Gobernacion fecha 20 de febro de 1883. Condicions higièniques 1883. 5.1. Gestió d´equipaments sanitaris. Gestió de Cementiri. Lligall nº2 Doc. 10. SEPESP724/CAT/08001/9300081. Arxiu Municipal del Districte de Les Corts

(7) Reparació panteó José Estruch y Closas. 1900. S.139 Exp nº: 480. Arxiu Municipal Contemporani de Barcelona

(8) AHCB3-294/5D27 Pere Falqués i Urpí nº 25 i 26 caixa nº 17. Arxiu Històric de la Ciutat de Barcelona

BIBLIOGRAFÍA

La Vanguardia. Hemeroteca, 1-11-1898, p. 4

La Vanguardia. Hemeroteca, 1-11-1900, p. 5

Fuentes archivísticas

AHCB3-294/5D27 Pere Falqués i Urpí nº 25 i 26 caixa nº 17. Arxiu Històric de la Ciutat de Barcelona

Estado comprensivo de las condiciones higienicas que tienen todos los cementerios enclavados en este termino municipal, formado á tenor de lo dispuesto en la Real orden Circular del Ministerio de la Gobernacion fecha 20 de febro de 1883. Condicions higièniques 1883. 5.1. Gestió d´equipaments sanitaris. Gestió de Cementiri. Lligall nº2 Doc. 10. SEPESP724/CAT/08001/9300081. Arxiu Municipal del Districte de Les Corts

Expediente relativo a la terminación de la sala de autopsias, depósito de cadáveres, capilla y demás dependencias del cementerio de Las Corts 1902-1904. S 139 Exp nº: 2580. Arxiu Municipal Contemporani de Barcelona

Reglament per a la direcció i conservació del cementiri del poble de Les Corts, 1867. 5.1. Gestió d´equipaments sanitaris. Lligall nº2 Doc. 10. SEPESP724/CAT/08001/9300081. Arxiu Municipal del Districte de Les Corts

Reparació panteó José Estruch y Closas. 1900. S.139 Exp nº: 480. Arxiu Municipal Contemporani de Barcelona

Projecte d’ampliació del cementiri de Les Corts per la part del nord-oest [Arquitecte del cementiri: Agustí Domingo Verdaguer]. 1917. S139 Exp.nº: 11079. Arxiu Contemporani de Barcelona



Cementiri de les Corts. Un proyecto de ensanche y reforma modernista de Pere Falqués i Urpí y Agustí Domingo Verdaguer, 1913

Introducción

Esta entrada tiene un carácter introductorio y pretende abordar el origen del cementiri modernista de les Corts (Barcelona), una construcción que contrariamente a la información ampliamente divulgada, no data de 1897 sinó de 1913. Esta afirmación se halla respaldada documentalmente gracias a los correspondientes expedientes de obra conservados en l´Arxiu Contemporani de Barcelona e información rescatada de la hemeroteca de La Vanguardia.

En el año 2015 inicié una investigación sobre el cementiri de les Corts que me permitió descubrir información inédita, información que me fue imposible publicar en formato libro pero que di a conocer en mi anterior blog en el año 2018. Así pues la autoría del cementiri de les Corts y el año de la reforma modernista entre muchas otras cuestiones, es una información ya conocida desde hace años, concretamente desde que la saqué a la luz y me encargé de divulgarla.

Este año he decidido publicarla de nuevo en mi nuevo blog aportando información más detallada y exhaustiva. Debido a su extensión, se publicará a través de varias entradas.

La inauguración del cementiri de les Corts

Cuando se habla del cementiri de les Corts siempre se menciona que el recinto actual fue inaugurado en 1897 (1). Pero se puede afirmar con total seguridad y en base a los documentos hallados en el Arxiu Contemporani de Barcelona y hemeroteca de La Vanguardia, que se trata de una construcción del año 1913 realizada a partir de los proyectos presentados por Pere Falqués i Urpí en colaboración con su ayudante Agustí Domingo Verdaguer. En la época jamás se utilizó el término inauguración para referise al «nuevo» recinto sinó que se emplearon términos tales como ampliación, reforma o ensanche porque eso es lo que fue, una ampliación y reforma del cementerio preexistente.

El primer núcleo funerario que tuvo les Corts tras independizarse de Sarrià data de 1847. De este pequeño cementerio situado sobre una parte de los terrenos que hoy ocupa el Tanatori de les Corts, se trató en la entrada Cementiri de les Corts (Barcelona). El primer recinto funerario 1847-1913 . Por las Actas del Ayuntamiento de les Corts de 1847, año de la inauguración, conocemos incluso cómo debían actuar los habitantes de les Corts ante la muerte de un vecino y posteriormente y gracias a la inversión vecinal para su mejora, la Junta de Cementerios redactó un Reglamento para la dirección, conservación y reparación del cementerio de Las Corts que posiblemente, entró en vigor a partir de 1867. En relación a este cementerio de 1847 sí es adecuado emplear el término inauguración pero no en el caso del cementerio modernista el cual se planteó como un ensanche y reforma del recinto que a su vez, ya había experimentado ampliaciones y modificaciones desde su origen.

No fue en 1897 sinó en 1913

El año 1897 fue clave para les Corts y para otros municipios al quedar anexionados a la ciudad de Barcelona (2). Les Corts con sus dos núcleos: les Corts Noves (alrededor de la Plaça de la Concòrdia) y les Corts Velles (actual calle de les Corts) fue de entre todos los municipios agregados, el que contribuyó con un número menor de habitantes y menor densidad de población a pesar de que se encontraba en plena fase de crecimiento demográfico. En el año de la anexión contaba con 5.000 habitantes repartidos en unos 502 edificios(3). La fisonomía que presentaba el municipio en aquellos años era la de un grupo de hábitats dispersos con dos instituciones clave: el Frenopático y la Maternidad, además de un conjunto de caminos apenas urbanizados. La zona más oriental del municipio correspondía al Camp de la Creu o partida de la Magòria. El mismo año de la agregación el Ayuntamiento concedió permiso para ensanchar el barrio (4) pero no existe ninguna referencia documental acerca de la inauguración de un nuevo cementerio en les Corts.

El día 1 de noviembre de 1897 La Vanguardia y a propósito del cementerio de les Corts, nos informa textualmente que:

Siguiendo nuestra costumbre anual, reseñamos á continuación las principales obras funerarias que desde el año anterior se han erigido en las antiguas necrópolis de la ciudad y en los de las poblaciones agregadas, á fin de facilitar á los lectores que visiten estos días los cementerios, el examen de las reformas y mejoras de que últimamente has sido objeto.(…) En el de las Corts, desde que la población ha sido agregada á Barcelona, hánse construido cerca de 200 columbarios, destinados á los soldados que fallezcan á su regreso de Cuba ó de Filipinas (5).

Ninguna mención sobre una posible inauguración de un nuevo cementerio. Si consultamos los expedientes de obra relativos al cementiri de les Corts que datan de principios del siglo XX y que se hallan en l´Arxiu Contemporani de Barcelona, nos encontramos con que nos hablan de falta de espacio y de proyectos de ensanche y expropiaciones forzosas, que culminarán en una reforma de estilo modernista. Al menos he podido documentar la expropiación forzosa de tres fincas colindantes al cementiri de les Corts una de ellas, propiedad de los hermanos D. José y Dña. María Concepción Torns y Nonell y las dos restantes, propiedad de D. Luis Argemí y Segarra (6). Los trámites derivados de dichas expropiaciones forzosas provocaron una demora en la ampliación del cementerio ampliación, que desde finales de siglo XIX constituía una necesidad para el municipio.

En efecto la intención de ampliar el recinto ya se barajaba un año más tarde de la anexión, y una vez más La Vanguardia recoge la noticia:

Además de las obras de menor cuantía se han construido en la necrópolis de Las Corts 830 hipogeos temporales; verificándose en la actualidad los estudios para su ensanche y reforma, al objeto de poder proseguir la construcción de las sepulturas que puedan ser necesarias para los restos mortales los soldados repatriados que fallezcan en esta capital (7).

Pero como se ha dicho no será hasta 1913 que la ampliación y la reforma ya son una realidad:

En el cementerio de Las Corts se ha efectuado, por la administración,  los trabajos de reparación, conservación y limpieza de cementerio. Por contrata se ha construído el edificio de la administración, depósito de cadáveres, pabellón de higiene de los sepultureros, entrada de los recintos católico y protestante, aceras y afirmado de la rampa de acceso y plaza del ante-cementerio y el alcantarillado del departamento central y siete grupos de nichos, formando un total de 1.155; y por particulares se han colocado cruces en las tumbas menores del departamento cuarto número 8, de don Agustín Ferrán y número 9, de doña Inés Blanch (8).

El cementerio modernista de 1913

El cementiri de les Corts se encuentra en la Avenida Joan XXIII, 3-15. Actualmente cuenta con un recinto católico formado por ocho departamentos más el central, (la fosa común ocupa parte del departamento IV) y un recinto hebreo segregado del católico mediante un muro de cierre. El edificio de la administración comprende una superficie de 550 m2 y la capilla de 84 m2. Se trata de un cementerio sin posibilidad de ampliación con una extensión de 34.316 m2, 27.000 nichos, 796 tumbas, 211 panteones y 392 cinerarios (9). Este recinto de planta asimétrica es el resultado de diversas ampliaciones llevadas a cabo mediante expropiaciones forzosas y enajenación de solares. Una de las intervenciones de mayor envergadura fue sin duda la de de 1913 de la cual no plantea duda acerca de los autores ya que tanto Pere Falqués como Agustí Domingo Verdaguer firmaron los proyectos que posteriormente fueron aprobados por el Ayuntamiento.

En 1913 el cementiri de les Corts adopta el estilo modernista que lo define y caracteriza en la actualidad. En Cataluña el Modernismo hizo su primera aparición en el ámbito literario a través de publicaciones periódicas como L´Avens. El detonante fue la Exposición Universal de 1888. Brevemente se puede sintetizar como un movimiento influenciado por el Arts&Crafts y caracterizado por la heterogeneidad de sus obras con una constante necesidad de renovación. A través de sus múltiples facetas alcanzó una gran originalidad al tiempo que recibía la influencia de otras culturas. El Modernismo incluye dentro de su repertorio la evocación de tiempos pasados, con la inclusión de goticismos, de elementos procedentes del románico o de la arquitectura mudéjar. En cuanto a los materiales de construcción, asistimos a una substitución de la piedra y el mármol por materiales económicos como el ladrillo, la cerámica o el yeso. Encontraremos algunas de estas características en el cementerio de les Corts como el uso de ladrillo y cerámica en detrimento de materiales nobles.

En futuros posts se abordará con detalle las reformas y ampliacions realizadas por el Arquitecto Municipal Pere Falqués i Urpí y su ayudante Agustí Domingo Verdaguer.

Artículo registrado en Safe Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International (CC BY-NC-ND 4.0)Esta licencia autoriza la utilización íntegra del texto sin fines comerciales ni modificaciones y citando siempre la autoría (Mercè Alabern Gómez).

Referencias

(1) Fou inaugurat el 1897, segons consta als arxius,  i s´obrí al públic el 4 d´octubre del mateix any. RIERA, Carme. Els cementiris de Barcelona, Barcelona, Edhasa, 1981 , p. 169

(2) El plan para anexionar diversos municipios a la Ciudad Condal arrancaba de años antes. El diputado conservador a las Cortes, Maspons i Labrós, presentó en febrero de 1875 un proyecto de anexión de los municipios del Plà a la ciudad de Barcelona. Les Corts se negó rotundamente y mantuvo esta posición a lo largo de todo el proceso anexionista. Aun así el Consejo de Ministros celebrado el 19 de abril de 1897, aprobó la anexión por Real Decreto del primer grupo de municipios: Gràcia, Sant Gervasi de Cassoles, Sants, Sant Andreu de Palomar, Sant Martí de Provençals y Les Corts. Todos ellos quedaran definitivamente agregados a la ciudad de Barcelona

(3) BOU I ROURE, Lluís Mª. La Maternitat i Sant Ramón. Desenvolupament urbà d´un barri de Les Corts, Barcelona, Ajuntament de Barcelona, 2009, p. 36

(4) Butlletí Oficial de la provincia nº 72, 1897, p. 7

(5) La Vanguardia. Hemeroteca, 1-11-1897, p. 4

(6) En otro post se abordará con detalle el tema de las expropiaciones forzosas y la ubicación de dichas fincas

(7) La Vanguardia. Hemeroteca, 1-11-1898, p. 4

(8) La Vanguardia. Hemeroteca,  26-10-1913, p.  10

(9) NOLLA, Jaume; PUIG, Margarita. Morts il.lustres als cementiris de Barcelona, Barcelona, Angle Editorial, 2007, p. 182

BIBLIOGRAFÍA


BOU I ROURE, Lluís Mª. La Maternitat i Sant Ramón. Desenvolupament urbà d´un barri de Les Corts, Barcelona, Ajuntament de Barcelona, 2009

Butlletí Oficial de la provincia nº 72, 1897

La Vanguardia. Hemeroteca, 1-11-1897, p. 4

La Vanguardia. Hemeroteca, 1-11-1898, p. 4

La Vanguardia. Hemeroteca,  26-10-1913, p.  10

NOLLA, Jaume; PUIG, Margarita. Morts il.lustres als cementiris de Barcelona, Barcelona, Angle Editorial, 2007

RIERA, Carme. Els cementiris de Barcelona, Barcelona, Edhasa, 1981

Cementiri de les corts. El Reglamento de 1867 como respuesta al interés vecinal por su mejora y acondicionamiento

Introducción

Este post forma parte de un trabajo de investigación que inicié durante mi último año de carrera en Historiadora del Arte (Universitat de Barcelona). La investigación sacó a la luz datos inéditos como el autor del cementerio modernista de les Corts y su año de construcción. El periplo que viví para dar a conocer mi trabajo y reivindicar la autoría de mi estudio quedó recogido en el post El cementiri de Les Corts. Mi trabajo de investigación realizado durante 2015 y 2016 a partir de fuentes documentales procedentes de los archivos municipales de Barcelona

La investigación se irá publicando íntegramente en este blog dividida en diversos posts, el primero de los cuales es Cementiri de les Corts (Barcelona). El primer recinto funerario 1847-1913

El Reglamento de 1867 como respuesta de la Junta a la inversión vecinal para mejorar el cementerio

Si bien este blog trata temas relacionados con la Historia del Arte, no podemos dejar de lado aspectos tan relevantes como las costumbres funerarias en les Corts o el Reglamento bajo el cual se rigió el primer recinto funerario de les Corts. Este documento se conserva en el Arxiu Municipal del Districte de les Corts y no había sido divulgado con anterioridad a mi trabajo de investigación (1).

Con la secularización de los cementerios, cada ayuntamiento redactará su propia reglamentación a fin de garantizar el correcto funcionamiento de su recinto funerario. Aunque cada cementerio contará con su propia reglamentación, ésta compartirá puntos comunes a fin de ajustarse a la ley vigente.

En el caso de les Corts el presidente Sr. Alcalde Joaquin Gelabert presentó el texto del Reglamento para la conservación del cementerio en el Ayuntamiento de les Corts, para examen y aprobación, en sesión ordinaria del día 10 de agosto de 1867. El texto que había sido redactado por la Junta de Cementerios, supone la respuesta de la misma Junta ante la inversión realizada por parte de los vecinos de les Corts, para mejorar el cementerio. Joaquin Gelabert destaca:

(…) el extraordinario celo que esta demostrando dicha Junta por tener aquel lugar sagrado dotado de todo lo necesario para tenerlo a la altura de los mejores de su clase sumando de este modo los deseos del vecindario el cual acaba de invertir en su mejora y reparación una respetable cantidad y por eso esta Junta se ha apresurado a redactar este documento (2).

El Reglamento se plantea como un medio para aumentar los recursos y mejorar el orden de los enterramientos que en la actualidad dejan algo que desear y evitar cualquier descuido especial en tiempos de calor. Recordemos que que la sesión se lleva a cabo el 10 de agosto, en pleno verano.

Del Libro de actas se desprende que este reglamento fue el primero y que no hubo otro con anterioridad. El cementerio de les Corts entró en uso en 1847 pero no fue hasta veinte años más tarde, que contó gracias a los recursos aportados por los vecinos, con un reglamento para su dirección y conservación. En 1867 se trataba de un pequeño recinto cuyo núcleo originario se hallaba emplazado sobre el terreno que hoy ocupa una parte del Tanatori de les Corts (3).

Reglamento para la dirección, conservación y reparación del cementerio del pueblo de Las Corts, 1867

La reglamentación de 1867 no dejaba nada al azar y regulaba absolutamente todos los aspectos relacionados con el recinto incluidos los usuarios, el personal encargado del mantenimiento y su gestión (4). El texto está fechado del 31 julio de 1867 cuando ya se encontraba aprobado por el Ayuntamiento y la Junta de Sanidad que dio su conformidad el 26 de agosto. Tan solo quedaba pendiente la autorización del Sr. Gobernador Civil de la Província a quien la Junta le remite una carta el 31 agosto solicitando la aprobación del reglamento y posterior publicación en el Boletín Ofical de la Provincia o en su defecto, remite de un ejemplar autorizado para que obre en posesión de dicha Junta. Pero la carta no obtubo respuesta y por ello el 6 de noviembre la Junta envía otra carta al Gobernador Civil, insistiendo en lo expuesto en la anterior ya que el reglamento no se podía aplicar hasta la aprobación por parte del Gobernador Civil.

No hay más noticias acerca de este procedimiento así que no sabemos con exactitud si este reglamento se llegó a aplicar o no aunque es de suponer que así fue, y que finalmente el Gobernador Civil no halló objeciones en las disposiciones del texto redactado por la Junta de Cementerios y aprobado por la Junta de Sanidad de Las Corts.

Reglamento para la dirección, conservación y reparación del cementerio del pueblo de Las Corts cuenta con ocho títulos divididos en diferentes artículos. En el título primero, primer artículo, deja claro que la propiedad del cementerio corresponde a los vecinos de les Corts mientras que el dominio es ejercido por el Ayuntamiento.

La Junta es el órgano de gobierno y régimen del cementerio y tiene carácter permanente. La forman cuatro miembros más diversos individuos de les Corts, nombrados por el Ayuntamiento con carácter de vocales. Estos solo pueden abandonar el cargo si se ausentan de la población o por defunción. Forma parte de la Junta el rector, mientras que el alcalde ejerce la presidencia. Entre las principales atribuciones se encuentra el derecho a recaudar por la venta de los nichos, así como los derechos que se devengan de los diferentes entierros. La Junta también administra los fondos recaudados. Sin embargo no ostenta la potestad para realizar obras que alteren la forma o dimensiones del recinto pero si se considera que son necesarias, solicitará permiso al Ayuntamiento. Este requerirá a su arquitecto para que lleve a cabo el correspondiente proyecto.

La Junta cuenta con un registro en donde figuran todos los nichos con el nombre, apellidos, día, mes y año de la defunción de los que están enterrados. Igualmente se registran las sepulturas en tierra.

En relación al capellán del cementerio el Reglamento dispone que será el rector de la parroquia de les Corts, quien está obligado a llevar a cabo todos los actos relacionados con los entierros. Entre sus atribuciones se encuentra la de acompañar a los difuntos hasta el cementerio y en el caso de no poder cumplir, será su delegado quien asumirá esta responsabilidad. Para los pobres de solemnidad el rector no llevará derecho alguno es decir, no cobrará por el servicio. Pero el resto de la población debe abonar un importe por el acompañamiento en hábito de calle y estola. El capellán también está a cargo de la capilla del cementerio y custodia de las llaves tanto las de la capilla como las del recinto.

En cuanto al sepulturero el Reglamento dispone que se le nombrará entre los hombres casados o viudos de les Corts. Entre las obligaciones a las que está sujeto se encuentra la de no abandonar la población en época de epidemias y la de buscar un sustituto en caso de enfermedad.

El Reglamento establece diferentes tipos de sepulturas y especifica que el cementerio será común para todos sin más distinción de sitios que los de sepultura en tierra y de nicho y de osario. En el caso de una inhumación en nicho, el cadáver debe ser inhumado dentro de un ataúd con carácter obligatorio. No así en caso de una sepultura en tierra donde cabe la posibilidad de que al difunto se lo entierre sin el ataúd. Antes de abrir una sepultura el sepulturero está obligado a exigir a los familiares del difunto el documento redactado por la Junta de Cementerio, en donde consta el lugar de sepultura. Además no está autorizado a alterar el orden ni el tipo de entierro. Análogamente no se puede enterrar a ningún cuerpo sin el correspondiente certificado de defunción librado por el facultativo. Las sepulturas en tierra deben tener al menos cuatro pisos y medio de profundidad, tres de ancho y siete de largo y solo se permite enterrar a un solo cuerpo.

Así mismo los cadáveres deben ser tratados con respeto. Esta obligación del sepulturero hacia el difunto plantea la cuestión de que tal vez en más de una ocasión no hubiera sido así. En el caso de que el sepulturero no cumpla con sus obligaciones o no trate a los difuntos con el debido respeto, queda a las órdenes de la Junta de Cementerio la cual lo comunicará a la autoridad local encargada de aplicar el correspondiente correctivo.

En cuanto al procedimiento de dar sepultura, antes del entierro el sepulturero debe rociar con cal viva todos los cadáveres. Se trata de una medida profiláctica a fin de acelerar el proceso de descomposición. Una vez el cuerpo se encuentra dentro del nicho, éste se cierra con ladrillo, cal y arena para luego, aplicar una capa de enlucido a fin de dejar la superficie completamente lisa. La cal viva, los ladrillos, la cal y la arena, corren a cargo del sepulturero.

En el caso de que el entierro tenga lugar en tierra, se busca el mismo efecto es decir, la sepultura debe quedar al nivel del resto de la superficie.

Con respecto a la obertura de las sepulturas, el Reglamento de 1867 dispone que ninguna tumba o nicho se puede abrir hasta transcurrido un año desde el último entierro. En el caso de exhumación de un cadáver antes del año, éste queda sujeto a las disposiciones de la Real Orden del 19 de marzo de 1848 o de las que sucesivamente se dicten en dicha materia.

Sobre los importes percibidos por la Junta de Cementerio en concepto de derechos sepulcrales, para la ocupación de un nicho osario durante un año la Junta cobra en razón de derechos sepulcrales la cantidad de 22 reales. En otros nichos la cantidad corresponde a 20 reales y 16 por cada año de renovación. Para un nicho osario que se desea perpetuar en una familia, la Junta percibe en concepto de derechos de construcción la cantidad de 200 reales que se deben satisfacer mediante un único pago. En nichos de otras filas que se deseaen perpetuar, la cantidad asciende a 100 reales. Por cada entierro en estos nichos tras su adquisición, la Junta recibe 4 reales en concepto de derechos sepulcrales. En relación a las sepulturas en tierra, el Reglamento dispone que si el cadáver se entierra en ataúd, la cantidad a abonar es de 20 reales por entierro. Para cada inhumación en una tumba (tanto con ataúd como sin él), la Junta recibe 4 reales.

El sueldo del sepulturero queda establecido en función del tipo de entierro eso es, en nicho o en tierra, con ataúd o sin ataúd, adulto o niño.

Para abrir y cerrar un nicho y colocar el cadáver de un adulto en ataúd, el sepulturero cobra 12 reales. Recordar que los entierros en nicho debían realizarse obligatoriamente en ataúd.

Para abrir una sepultura en tierra y colocar el cadáver de un adulto en ataúd, recibe 12 reales y si se trata de un niño, 10 reales.

Para abrir una sepultura en tierra y enterrar el cadáver de un adulto en la tumba sin ataúd, cobra 10 reales y si se trata de un niño (también sin ataúd), 8 reales.

Para depositar el cuerpo de un adulto en ataúd dentro de la tumba percibe 10 reales y 8 si se trata de un cuerpo sin ataúd. En el caso de un niño recibe 8 reales tanto si va en ataúd como sin él.

El sepulturero no cobra por enterrar a los pobres de solemnidad.

En cuanto a las lápidas, éstas deben ser del mismo tamaño que los nichos. En el caso de que resulten menores, es obligatorio ajustarlas mediante una faja de igual material. Para el rebozado debe utilizarse yeso blanco y no puede figurar ninguna inscripción en la lápida sin que previamente la revise la autoridad civil y eclesiástica de la población. Idem en cuanto a la colocación de letreros o carteles.

El Reglamento prohíbe expresamente la entrada de animales dentro del recinto funerario. Así mismo queda prohibido pintar figuras en la pared o en los nichos y es responsabilidad del sepulturero vigilar que en la superficie del recinto no queden al descubierto huesos humanos. Si se plantan árboles en el cementerio, es el sepulturero el encargado de su mantenimiento (5).

El cementerio debe disponer en el futuro de un local especial para depósito de cadáveres en general, y para la exposición de aquellos que hayan fallecido repentinamente o de manera violenta. El mismo local servirá también para la práctica de autopsias y ensayos analíticos.

Se establece que para ser enterrado es necesario que hayan transcurrido un mínimo de 24 horas después de deceso en casos ordinarios y 48, en casos de muertes repentinas.

En relación al traslado de los cuerpos, el Reglamento prohibe trasladar a los cadáveres sin el consentimiento de la autoridad eclesiástica. En el caso de que un cuerpo deba ser trasladado a otro cementerio, el traslado se realiza según la Real Orden del 19 de Marzo de 1848.

En el cementerio de las Corts se permite enterrar a los difuntos procedentes de otras poblaciones pero en estos casos, se debe abonar 40 reales más los derechos establecidos en las tarifas de los vecinos. Igual facultad para las personas que teniendo un nicho en el cementerio de les Corts, residan en otra población pero deseen enterrar algún familiar. Se permite la inhumación en un nicho de otra persona siempre y cuando se haya cumplido un año desde la fecha del último entierro y siempre previa comunicación a la Junta.

El Reglamento también tiene en cuenta a los pobres de solemnidad los cuales son sepultados de oficio pero solo el que fuese honrado por la parroquia ya que está prohibido enterrar a aquellos que no pertenezcan al municipio.

Conclusiones

El Reglamento de 1867 pone de manifiesto como la salud pública es ahora un asunto prioritario. Así mismo se constata el papel cada vez más relevante de la figura del médico facultativo frente a la del párroco. Los higienistas toman la delantera a la Iglesia, institución que hasta el momento había ejercido un papel preponderante en materia de entierros.

Este artículo ya había sido publicado en mi anterior blog el día 11 de enero de 2019 con el título Reglamento del primer cementerio de Les Corts, 1867 y registrado en Safe Creative Commons

Artículo registrado en Safe Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International (CC BY-NC-ND 4.0)Esta licencia autoriza la utilización íntegra del texto sin fines comerciales ni modificaciones y citando siempre la autoría (Mercè Alabern Gómez)

Referencias

(1) Reglament per a la direcció i conservació del cementiri del poble de Les Corts, 1867. 5.1. Gestió d´equipaments sanitaris. Lligall nº2 Doc. 10. SEPESP724/CAT/08001/9300081. Arxiu Municipal del Districte de Les Corts

(2) Llibre d´actes 1867. 1.2. Organs de govern. 1.2.3. Llibre d´actes , Vol. 22. Arxiu Municipal del Districte de Les Corts

(3) Ello se deduce a partir del plano que localicé en 2015 en el Arxiu Contemporani de Barcelona y que marca el emplazamiento del cementiri antic. Reparació panteó José Estruch y Closas. 1900. S.139 Exp nº: 480. Arxiu Municipal Contemporani de Barcelona

(4) No reproduzco íntegramente todo el Reglamento ya que se trata de un texto extenso pero sí menciono su contenido general, así como los aspectos que me han parecido más relevantes

(5) De dicha disposición se deduce que en 1867 no había árboles plantados en el cementerio

Fuentes documentales

Llibre d´actes 1867. 1.2. Organs de govern. 1.2.3. Llibre d´actes , Vol. 22. Arxiu Municipal del Districte de Les Corts

Proyecto de Un Cementerio para el Pueblo de las Corts, 1846. Nº registre: 05629. Codi classificació: C02.03 C02.03 Subcol.lecció de plànols urbans zonals. Autor: Josep Oriol Mestres. Arxiu Històric de la Ciutat de Barcelona

Reglament per a la direcció i conservació del cementiri del poble de Les Corts, 1867. 5.1. Gestió d´equipaments sanitaris. Lligall nº2 Doc. 10. SEPESP724/CAT/08001/9300081. Arxiu Municipal del Districte de Les Corts

Reparació panteó José Estruch y Closas. 1900. S.139 Exp nº: 480. Arxiu Municipal Contemporani de Barcelona